Febrero – Bolívar es nombrado Dictador del Perú

Bolívar es nombrado Dictador del Perú

El 10 de Febrero de 1824, Simón Bolívar fue nombrado Dictador del Perú. En tales funciones, el Libertador concentró toda su energía en controlar las riendas de ese país, pues estimaba que el triunfo sólo tendría sentido con el apoyo de los republicanos peruanos, superando todas las dificultades, las penurias, las traiciones y las decepciones.

Bolívar logró desbaratar la anarquía de los inadaptados al asumir aquella investidura, luego que un año antes sostuviera una conferencia en Guayaquil con José de San Martín, en la cual ambos próceres discutieron la estrategia de liberación del resto del Perú.

Nadie sabe qué ocurrió en la secreta reunión entre los dos héroes sudamericanos, pero San Martín volvió a Argentina, mientras Bolívar se preparó para la lucha contra los últimos reductos españoles en Sudamérica, en la sierra y el Alto Perú.

En 1823, Bolívar fue autorizado por el Congreso de la Gran Colombia para tomar el mando. Luego marchó a Lima, cuyo gobierno le pedía dirigir la guerra, y se reunió con Sucre para planificar las acciones que conducirían al triunfo definitivo de la causa de la independencia suramericana.

El Congreso peruano le nombra dictador, el 10 de febrero de 1824.

Su actuación, de hecho, produjo los frutos deseados. El decreto del Congreso del Perú dice: -Considerando  que sólo un poder dictatorial depositado en una mano fuerte, capaz de hacer la guerra, cual corresponde a la tenaz obstinación de los enemigos de nuestra independencia, puede llenar los ardientes votos de la representación nacional, la suprema autoridad política y militar de la República queda concentrada en el Libertador Simón Bolívar-.

Eran los días en que el Perú agradecido confiaba en el Libertador y depositaba en él toda su esperanza. No fue defraudado este país sureño, cuando ese mismo año de 1824 Bolívar logró desbaratar la anarquía de los inadaptados, y para cerrar con broche de oro el 9 de diciembre, Sucre vence en Ayacucho dando libertad al Perú y al resto de la América dominada entonces por los españoles.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *